¿Qué es un falso autónomo? Todo lo que debes saber

Estamos seguros de que alguna vez has escuchado hablar del falso autónomo. Aunque te parezca mentira, en Paz Montero hemos visto con mucha frecuencia esta figura en muchas empresas distintas, y por eso, para que seas consciente de en qué consiste y qué se puede hacer si te ves en el caso, te dejamos este artículo.

El falso autónomo es mucho más frecuente de lo que piensas

Podríamos decir que un falso autónomo es un trabajador que percibe su sueldo por parte de la empresa, que estaría obligada a cursar su alta en el régimen de la Seguridad Social como asalariado, puesto que lo es. Sin embargo, esto no ocurre. La cuestión es que el trabajador está dado de alta como autónomo, pero cumple las obligaciones de un trabajador que depende de una empresa.

¿Por qué se realiza esta práctica en algunas empresas? Porque de esta forma, la empresa no tiene que pagar a la Seguridad Social por el trabajador y porque así el trabajador pierde los derechos que tendría si estuviese en el régimen general a la hora de trabajar. Huelga decir que, si conoces a alguien que se encuentre en esta situación, o tú mismo, lo ideal es acudir a abogados en Galicia que tengan experiencia en esta materia y que puedan aconsejarte y guiarte acerca de los pasos a seguir.

¿Cómo se puede identificar esta situación?

Si bien es cierto que hay algunas situaciones irregulares que son más difíciles de identificar, esta no lo es tanto. Es importante saber que el falso autónomo puede estar en cualquier sector y actividad, y que existen tres indicadores que te pueden decir si tú o alguien que conoces se encuentra en esta situación ilegal.

Las herramientas con las que realizas tu labor profesional

Por lo general, el autónomo es el responsable de disponer de las herramientas que va a necesitar para trabajar, sea un ordenador o sea material para hacer reparaciones diversas. En el caso de que sea la empresa quien te proporciona dichas herramientas, es muy posible que estés ante un falso autónomo.

Horario y lugar de trabajo

Si hay algo que caracteriza al autónomo es que es la persona quien se organiza sus horarios y su lugar de trabajo. Por lo tanto, si te imponen un horario laboral y te dictan dónde ir a realizar tus tareas, estamos en una situación de falso autónomo en un 95%. Y, por supuesto, si te dicen cuándo puedes o no coger vacaciones, es otro indicador más que claro.

La retribución que vas a recibir

Todos sabemos que el trabajador autónomo establece sus propias tarifas por el trabajo realizado. Si no es el caso, si es la empresa quien determina la retribución que recibes, lo más seguro es que seas un falso autónomo.

Falso autónomo y contratos mercantiles

Hay muchas empresas, eso lo hemos visto en nuestro despacho de abogados en Ferrol, que lo que ofrecen a estos falsos autónomos son contratos mercantiles. No importa que lo hayas firmado, porque si estás sujeto a las normas del trabajo por cuenta ajena, de facto lo eres, y el contrato mercantil no es válido. La consecuencia es que la empresa debe tratarte como un trabajador de la misma.

La regulación de estos derechos se encuentra en el Real Decreto- Ley 28/2018 del 28 de diciembre. Este establece que las empresas que realicen contratos irregulares de falso autónomo recibirán multas que oscilan entre los 3.126 y los 10.000 euros, siendo tipificado éste como una infracción de gravedad.

¿Cómo se puede actuar ante esto?

Enfrentarse a la empresa para exigir tus derechos nunca es fácil, y de hecho, sin la ayuda de procuradores y abogados en Galicia, la empresa siempre tiene las de ganar por falta de información o miedo de los trabajadores.

Si te encuentras en esta situación, lo que debes hacer es denunciarlo en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Y no te preocupes, porque las denuncias que se interponen aquí son completamente anónimas. No obstante, tienes otra opción, la de interponer denuncia en la Sala de Lo Social.

En cualquier caso, la empresa será requerida para abonar las cuotas que no ha pagado a la Seguridad Social desde que se produjo la situación irregular, aplicando un recargo del 150 por ciento. Será fraude si la falta de cotización pasa de 50.000 euros, y puede ser un delito punible con un máximo de 5 años de cárcel.

¿Te queda alguna duda? Ven a vernos y solvéntalas todas.

Compartir en ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Articulos relacionados